Home / La salud / Mi bebé llora mucho ¿por qué?
Mi bebé llora mucho ¿por qué?

Mi bebé llora mucho ¿por qué?

El llanto es la manera que tiene tu bebé de comunicarse contigo. De chiquitines no saben hacer otra cosa… Cuando oímos llorar a nuestro bebé se nos parte el alma, sobre todo cuando llora y lora y no encuentras la manera de calmarle. Todas hemos pensado alguna vez “Si pudieras decirme qué te pasa…”

Mi bebé llora mucho ¿por qué?

Vamos a ver los motivos por los cuales tu bebé puede llorar:

¡Mamá tengo hambre!

Puede decirse que esta es la causa más común por la cual llora un bebé. A ti te resultará fácilmente reconocible ya que desde bien temprano conoces su ritmo alimenticio. Si le das el pecho comerá cada dos o tres horas aproximadamente y si le das biberón cada tres o cuatro, más o menos. Por eso si empieza a llorar cuando prevés que le toca comer ya sabes la causa.

Lo notarás inquieto y verás como el llanto va aumentando de intensidad rápidamente. Cuando mis hijos lloraban por este motivo yo les decía “hijo, parece que llevas todo el día sin comer”; era un llanto desesperante. Y es que sus estómagos son muy pequeños, se sacian enseguida pero también enseguida vuelven a tener hambre.

Si te quieres asegurar que es ese el motivo puedes tocarle la mejilla para ver si se gira en busca del alimento o puedes observarle para ver si se chupa las manos. Tambien puedes meterle tu dedo en la boca suavemente para ver si succiona.

¡Mamá, me he hecho pis/caca!

Si tienen el pañal sucio están incómodos y como no te saben decir con palabras, pues lloran. Si se ha hecho caca lo notarás por causas evidentes… el olor puede invadir una habitación entera… Si lleva mucho pis lo notarás tocándole el pañal por encima de la ropa. Si está muy hinchado es que hace ya tiempo que no se lo cambias.

Esto es muy sencillo de solucionar. Cámbiale el pañal y revisa su culete por si tiene irritaciones.

Mi bebe llora mucho

¡Mamá, tengo sueño!

Si tu bebé ha tenido un “día duro” porque la casa ha estado llena de visitas o porque habéis estado todo el día fuera, puede que de repente se ponga a llorar sin motivo aparente. Lo que te está queriendo decir es “no puedo más, mamá”. Notarás que se frota los ojos con las manos, que llora con los ojos prácticamente cerrados, que bosteza.

Intenta no llegar nunca a estos extremos porque a pesar de que tu bebé está realmente cansado, se pone muy irritable y le cuesta dormirse. Lo que tienes que hacer es llevarlo a un lugar tranquilo e intentar calmarlo. Al final se dormirá y tú descansarás porque este tipo de llanto es irritable para todos.

Esta causa del llanto no es solo propia de bebés chiquitines. Los niños más mayorcitos cuando están cansados también se ponen “tontos”. No lloran como los bebés pero todo les molesta, se enfadan, a todo dicen que no… Estos síntomas, las mamás los pillamos al vuelo.

¡Mamá, me duele la tripita!

Después de comer lo ideal es que tu bebé eructe, sobre todo si toma biberón, ya que normalmente tragan más aire en ese caso que cuando toman pecho.

Los gases son muy molestos y la manera que tienen de expresarlo es llorando (por supuesto), encogiéndose, cerrando los ojos y frunciendo el ceño.

Los gases no son la única causa del dolor de tripa. También puede tener los llamados cólicos del lactante, muy desesperantes, puede tener gastroenteritis, estreñimiento…

Y no solo les duele la tripa. Aunque es lo más común, también pueden estar enfermos y que les duela la garganta, la cabeza, los oídos… Cuando esto les ocurre el llanto es muy amargo y no se calman con nada. Si te pasa esto tómale la temperatura por si tiene fiebre y si lo ves necesario acude a su pediatra para que le examine.

Bebe llorando

¡Mamá, quiero mimitos!

Los primeros días, las primeras semanas o los primeros meses (en función del niño) necesitan mucho contacto físico con sus papás. A tu bebé le encanta estar en brazos, escuchar tu voz y también le encanta tu olor. Este tipo de llanto mas que un lloro angustioso suele ser un lamento que finaliza en cuanto agarras con tus manos su cuerpecito para cogerle.

No te preocupes porque al hacer esto no lo estás malcriando. Seguro que tu madre o tu suegra o tus tías te dicen “Si lo coges tanto en brazos lo vas a acostumbrar…” Bueno, tranquila, tu bebé necesita de ti y poco a poco se irá volviendo más independiente.

De todas formas yo soy de la opinión de que la etapa de bebés pasa volando, hay que aprovecharla y disfrutarla al máximo, si tu bebé quiere estar en brazos ¿por qué no cogerlo? Seguro que cuando tenga tres años ya no te lo pide tan a menudo.

¡Mamá, tengo frío! o ¡Mamá, tengo calor!

En ocasiones abrigamos a nuestros hijos en exceso. Pensamos que por ser tan pequeñines van a tener más frío que nosotras. Pero esto no es así, tienes que vestirle de la misma manera que te vistes tú. Si se queda dormidito en el carro ponle una mantita por encina para que no se destemple.

Si tiene calor lo notarás porque se pondrá un poco colorado, lo notarás caliente, sudoroso y llorará ya que no se sentirá bien. También llorará cuando tenga frío, después del baño mientras lo secas, cuando le cambias el pañal y le limpias con la toallita humeda, cuando le cambias de ropa…

¡Mamá, me va a salir un diente!

Cuando les van a salir los dientes es normal que estén irritables y llorosos. Obviamente tu ya no te acordarás de cuando te salieron los dientes, pero tal vez si recuerdes el dolor que sentiste cuando te salieron las muelas del juicio. Digo estas muelas porque en teoría son las últimas que nos salen y nos salen ya de adultos.

No se si el dolor será comparable, pero al menos será similar.

Si tu bebé llora, se lleva las manos a la boca y lo muerde todo, tócale con el dedo sus encías. Antes de que le salga su primer diente la encía se le inflamará y la notarás más dura.

Bebe chupandose la mano

Resumiendo, cuando tu bebé llore, primero comprueba si tiene hambre o si tiene el pañal sucio. Suelen ser las causas más comunes y más fáciles de solucionar. Si hace mucho rato que no duerme igual tiene sueño. Si acaba de comer puede tener gases. Cógele en brazos por si lo que quiere son mimitos. Comprueba que no tenga ni frio ni calor. Si no es nada de esto puede que tenga otra molestia: los dientes, un cólico, fiebre…

No te asustes, porque poco a poco irás conociendo a tu bebé y la mayoría de las veces con solo oírle y mirarle sabrás cual es el motivo de su llanto.

Sobre María

Me llamo Maria y soy mamá como tú. Me gusta escribir acerca de la maternidad y de lo que necesitan nuestros hijos. Si eres mamá primeriza tendrás muchas dudas, atenta a todos los consejos que quiero compartir contigo.

2 comentarios

  1. Buenas, hablamos hoy de esta entrada en el repaso semanal de blogs de Bebés y más.

    ¡Un saludo!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*