Home / El juego / La importancia del juego en el desarrollo infantil
Niño jugando

La importancia del juego en el desarrollo infantil

¿A qué niño no le gusta jugar? El juego le aporta placer y distracción a la vez que favorece su desarrollo motor, afectivo, cognitivo y social, casi nada… Todas las mamás y papás debemos conocer la importancia que tiene el juego en el desarrollo infantil.

La importancia del juego en su desarrollo cognitivo

El niño aprende jugando. Diferencia formas, colores y texturas, comprende el funcionamiento de los objetos y aprende a usarlos, aprende vocabulario… Vemos unos ejemplos:

  • Cuando tu pequeño está haciendo una construcción con piezas geométricas, irá aprendiendo a diferenciar el triángulo del cuadrado, el rectángulo del cilindro… todo ello con ayuda del adulto, claro.
  • Mi hijo mayor jugaba con animales de plástico, le encantaban desde bien pequeño. Le enseñamos como se llamaban todos y cada uno de ellos y conforme fue creciendo se conocía toda la fauna mundial. La gente alucinaba cuando reconocía una zarigüeya o un ornitorrinco.
  • Sin darnos cuenta, los pequeños van a prendiendo cosas, cosas de su entorno cercano.
  • Si tu hijo juega con una granja de animales, aprenderá sus nombres, los sonidos que emiten, las funciones del granjero… Todo ello, insisto con ayuda de su mamá o de su papá.

Animales de juguete

También descubrirá la permanencia de los objetos, pero ¿qué es esto? Es uno de los logros más importantes de un bebé.

Si estás delante de tu bebé y te escondes detrás de la puerta el suele llorar o gimotear, verdad? El motivo por el que lo hace es porque piensa que has desaparecido, antes te veía y ahora no te ve, con lo cual es que ya no estás, ese es su razonamiento.

Ocurre lo mismo cuando estás jugando con él con una pelota y la metes debajo de su mantita. Él ya no la ve con lo cual piensa que ha desaparecido.

El juego les ayuda a comprender que las cosas siguen existiendo aunque él no las vea, es decir, les ayuda a desarrollar el pensamiento.

La importancia del juego en su desarrollo social

El niño se va a ir convirtiendo poco a poco en un ser social; el juego le ayuda a socializarse.

  • Puede jugar solo con sus juguetes, lo cual es muy sencillo. Hace lo que quiere, juega como quiere, el tiempo que quiere… Pero también puede jugar acompañado, bien con sus papás o bien con otros niños. Esto ya es más complicado; tiene que compartir y respetar a la otra persona, es decir, tiene que aprender a relacionarse con otras personas y a comunicarse correctamente.
  • Conocerá la sociedad en la que vive representando momentos de su vida diaria (jugar a mamás y a papás), situaciones más lejanas (jugar a policías) y situaciones ficticias (jugar a superhéroes) a través del juego simbólico; esto tiene lugar a partir de los dos años.

Niñas jugando

Gracias al juego aparecerán los primeros vínculos de amistad, aprenderá a cooperar, a compartir, a esperar su turno… a vivir en sociedad.

La importancia del juego en su desarrollo emocional

Los niños expresan sus emociones y sentimientos mientras juegan. Lo hacen a través de los personajes a los que dan vida. Ellos deciden lo que dicen, lo que hacen, cómo lo hacen… El juego les sirve para desahogarse, para expresar sus miedos, sus deseos.

Por ejemplo, si su maestra le grita en el cole, cuando juegue a profesoras probablemente gritará a sus muñecos. Si tiene miedo a ir al pediatra, cuando juegue a médicos con sus muñecas, seguro que hace como que las consuela y las tranquiliza.

Niño jugando

Lo que hacen es reconstruir y representar los conocimientos que ya tienen. Lo que pasa es que los “deforman” un poco… cuando el niño juega simbólicamente deforma la realidad, adaptándola a sus deseos. En el juego es el niño quien domina una realidad, que fuera del juego, le domina a él.

La importancia del juego en su desarrollo motor

Al jugar los niños se mueven y van desarrollando la motricidad gruesa, la motricidad fina y la coordinación óculo-manual. Veamos algunos ejemplos:

  • Cuando el niño intenta coger un juguete con la mano está ejercitando la motricidad fina y la coordinación óculo-manual.
  • Cuando el niño corre detrás de la pelota o cuando monta en un triciclo está desarrollando la motricidad gruesa.
  • Cuando el niño intenta meter unas figuras dentro de un cubo está desarrollando la coordinación óculo-manual.

Niña jugando

Como ves, prácticamente cualquier juego contribuye a favorecer el desarrollo motor.

Bueno y una vez leído todo esto solo nos queda hacer una cosa… vamos a jugar!!!

Sobre María

Me llamo Maria y soy mamá como tú. Me gusta escribir acerca de la maternidad y de lo que necesitan nuestros hijos. Si eres mamá primeriza tendrás muchas dudas, atenta a todos los consejos que quiero compartir contigo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*