Home / El juego / Juegos para bebés de uno y dos meses (Parte 1)
Sintomas del segundo trimestre de embarazo

Juegos para bebés de uno y dos meses (Parte 1)

Tal vez no te hayas planteado la posibilidad de jugar con tu bebé recién nacido ya que crees que es demasiado pequeño, pero… nada más lejos de la realidad. Desde que tu bebé nace ya está predispuesto a interactuar contigo, a aprender, tiene siempre alerta sus cinco sentidos, así que desde bien pequeño puedes empezar a realizar pequeñas actividades y juegos con él. El juego en los bebés les ayuda en su desarrollo, fomenta su inteligencia y todas sus capacidades.

Cuando son tan pequeños se pasan el día durmiendo y comiendo y cuando se despiertan suelen llorar porque tienen hambre, porque les duele la tripita, porque necesitan un cambio de pañal… Lo que quiero decir es que durante los dos primeros meses no tienes demasiado tiempo para jugar con tu bebé.

El rato que permanece despierto y tranquilo puedes aprovecharlo para jugar con él, sin olvidar que también le beneficia estar solo y tranquilo para reposar la comida, descansar, observar lo que le rodea y procesar los estímulos que recibe…

Bebe despierto jugando

Como buena mamá, poco a poco irás conociendo a tu bebé y sabrás cuando quiere interactuar contigo y cuando quiere estar solito en su cuna o hamaca.

Lo que hay que tener muy en cuenta es que el juego es muy beneficioso para los niños siempre y cuando nos adaptemos a su edad y a sus necesidades. No puedes jugar a pasarle una pelota a un bebé de dos meses cuando él no sabe todavía cogerla ni lanzarla.

Las primeras semanas tu bebé necesitará estar contigo constantemente. Se está acostumbrando a la vida fuera del vientre materno y eso a algunos bebés les resulta duro, necesitan la presencia y el contacto de su mamá.

Por eso, una de las formas de interactuar con él, es a través del contacto físico. También puedes hacerlo a través de diferentes sonidos, de contrastes visuales, de juegos en los que intervengan el sentido del tacto o de juegos de estímulo-respuesta.

Os dejo 5 juegos para bebés que podrás disfrutar junto a tu peque:

 

De paseo por casa

Coge a tu bebé en brazos, en la posición que más cómodo esté, y pasea por tu casa dándole un pequeño balanceo. Le encantará estar en contacto contigo y además esta actividad le tranquilizará. Intenta establecer contacto visual con él, háblale, cántale y dale besitos.

Esto no lo podrás hacer cuando sea más mayor; primero porque no aguantará tranquilito en tus brazos y segundo porque pesará dos o tres veces más que cuando nació… así que aprovecha ahora de tu bebé, achúchalo que le encantará, bueno, os encantará.

La pareja de bailarines

Esta actividad es parecida a la anterior. Pon música, puede ser tranquilita o más movida, en función del momento del día y de cómo sea tu hijo. Cógelo en brazos y muévete con él al son de la música. También puedes sentarlo en tus piernas, pero mirando hacia a ti, y moverle las manitas y los brazos como si estuviera bailando. Míralo a los ojos y cántale, seguro que le encanta.

¿Qué es lo que suena?

Hay otro juego para bebés chiquitines relacionado con los sonidos que también les intriga. Tumba a tu bebé en tu cama para que estéis los dos bien anchos. Coge un objeto que haga ruido, por ejemplo, unas llaves o un sonajero y hazlo sonar al lado de uno de sus oídos. Verás cómo tu bebé gira la cabeza hacia ese lado. Luego haz lo mismo pero en el otro oído. Volverá a girarse en busca del objeto que hace ruido.

Toca-toca

Reúne varios objetos de texturas diferentes: una esponja, una pluma, un trozo de algodón, un lazo, un peluche… Después coloca a tu bebé en su hamaca o en el cambiador y tócale con cada uno de los objetos que has preparado. Puedes pasárselos por las manos, por los pies o por la tripita para que sienta las diferentes texturas. Mientras lo haces no dejes de hablarle explicándole lo que estás haciendo o de cantarle; una “buena canción” siempre es bien recibida por nuestros niños.

Muñequetes saltarines

Cuando nace un niño su sentido de la vista no está del todo desarrollado. Solo ven aquello que tienen de 20 a 40 cm de su cara y responde mejor a los colores llamativos.

Coloca a tu bebé en su hamaca o recostado en el sofá. Primero llama su atención con tu voz y a continuación enséñale uno de sus juguetes, cuanto más llamativo mejor. Pónselo cerca y espera a que consiga fijar su mirada en él. Una vez que tu notes que lo ha conseguido muevelo despacio para ver si puede seguirlo.

El bebé puede jugar a cualquiera de estos juegos tanto con su papá como con su mamá o incluso con los dos a la vez. Lo ideal es que esa comunicación especial exista con ambos.

Y a ti ¿a qué te gusta jugar con tu pequeñín?

Sobre María

Me llamo Maria y soy mamá como tú. Me gusta escribir acerca de la maternidad y de lo que necesitan nuestros hijos. Si eres mamá primeriza tendrás muchas dudas, atenta a todos los consejos que quiero compartir contigo.

3 comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*