Home / El juego / Juegos para bebés de tres y cuatro meses
Juegos para bebes de 3 y 4 meses

Juegos para bebés de tres y cuatro meses

Como ya dije en un post anterior en el que hablaba de juegos para bebés de uno y dos meses, puedes jugar con tu hijo desde el primer momento. No hay que esperar a que se haga mayorcito para empezar a jugar con él. En esta ocasión vamos a ver juegos para bebés de tres y cuatro meses.

Es alucinante comprobar como van evolucionando día a día. No tiene nada que ver la manera en que interactúa contigo tu bebé durante el primer mes a como lo hace al tercer mes.

En esta etapa, un buen día tu hijo se llevará la mano a la boca sin darse cuenta. A partir de ese día el niño comenzará a hacer movimientos repetitivos jugando con su propio cuerpo. Además también empezará a emitir sonidos, sonrisas, movimientos de cabeza y de manos, intentará coger objetos, seguirlos con la mirada y con la cabeza… Digamos que se va volviendo poco a poco mas consciente de su entorno y de su cuerpo.

Veamos 6 juegos para bebés de tres y cuatro meses

Manotazos

Como ya hemos dicho, los bebés de tres o cuatro meses ya intentan coger objetos. Por eso puedes tumbarlo boca arriba en una mantita colocándolo debajo de su “gimnasio”. Muévele los muñecos que cuelgan incitándole a que los coja. Fíjate en su cara de concentración y en el esfuerzo que realiza. El primer día a lo mejor no da una, pero poco a poco verás cómo lo agarra a la primera.

Mucho ruido y… muchas risas

Seguro que a tu bebé le encanta agitar el sonajero y seguro que a ti al principio te hacía gracia ver como lo hacía, pero pasados unos días el “sonidito” te resulta un poco molesto… Pues que sepas que a tu bebé le encanta ese sonido. Ese, y todos los sonidos estridentes de su alrededor. Por eso puedes jugar con él a Mucho ruido y… muchas risas. Dale objetos que hagan ruido: un sonajero, unas maracas, una pandereta… y déjale que los mueva. Verás como le gusta. También puedes coger tú el objeto y agitarlo para dejar que descubra de donde proviene el sonido. Intenta estar en silencio dos o tres segundos y de repente haz el ruido; tu bebé moverá su cabeza hacia el lugar de donde proviene el sonido. Entonces enséñale el objeto que ha producido el ruido y deja que lo mueva él.

Cu-cu-tas-tas

El típico juego de cu-cu-tas-tas a todas nos suena. Normalmente se realiza tapándote la cara con las dos manos mientras dices cu-cu! y mostrando la cara a tu bebé sonriendo diciendo tas-tas! Además puedes versionarlo… Si tu bebé está tumbado en su hamaca puedes esconderte por detrás mientras dices cu-cu! y aparecer de repente sobre su cabeza diciendo tas-tas! Verás cómo se sorprende y se ríe. A los bebés de esta edad les resulta curioso ver aparecer y desaparecer las cosas.

Cántame mami!

A los bebé les encanta que les cantemos, aunque tu pienses que cantas mal a ellos les parece el sonidos más maravilloso del mundo. Ponte frente a él y comienza a cantarle una canción infantil, una que tú te sepas. Si no estás muy inspirada busca en Internet los famosos cantajuegos, escucha una de sus canciones un par de veces y cántasela. A la vez coge sus manitas e intenta hacer gestos que acompañen a la canción. Aunque tu bebé no entenderá esos gestos le gustará tanto oírte como sentir los movimientos.

La croqueta

Lleva a tu bebé a tu cama, tumbalo boca arriba y dile que va a empezar a rodar por toda la cama como una croqueta (ya… no te entiende, pero es muy importante hablar a los bebés, que sienta tu voz). Poco a poco empieza a darle la vuelta hasta ponerlo boca abajo. Entonces para un momento y mira su carita para ver si está cómodo. Míralo y sigue hablándole. Si notas que está bien vuelve a hacerlo rodar hasta dejarlo boca a arriba otra vez y aprovecha para hacerle unas pedorretas en su tripilla. Con este juego estás preparando a tu bebé para que aprenda a darse el solo la vuelta.

Ahora nos sentamos

Este juego empieza como el anterior. Coloca a tu bebé boca arriba en tu cama (digo en tu cama para que tú estés más cómoda, aunque podrías hacerlo también desde su mantita en el suelo o desde el sofá). Cogele de las manos y estira de ellas hasta que se quede sentado. Su angulo de visión cambiará por completo. A los bebés les encanta explorar y con esta edad, como todavía no se mueve¡¡ven por si solos, la única manera de explorar es con su mirada. Probablemente ponga cara de curiosidad o de alegría. Si tu bebé no sostiene bien su cabeza es mejor esperar hasta que lo haga por que si no al levantarlo se puede hacer daño en el cuello.

Sobre María

Me llamo Maria y soy mamá como tú. Me gusta escribir acerca de la maternidad y de lo que necesitan nuestros hijos. Si eres mamá primeriza tendrás muchas dudas, atenta a todos los consejos que quiero compartir contigo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*