Home / El juego / Juegos infantiles de interior y de exterior
Juegos infantiles de interior y de exterior

Juegos infantiles de interior y de exterior

Los juegos infantiles se pueden clasificar de mil maneras: atendiendo al desarrollo del niño, al papel que desempeña el adulto, al número de participantes… En esta ocasión vamos a hacer una clasificación del juego en el niño atendiendo al espacio en el que se realiza. Podemos hablar entonces de juegos de interior y de exterior.

¿Qué son los juegos infantiles de interior?

La misma palabra lo indica, son los juegos que se realizan en el interior, bien en casa, en clase, en una ludoteca… El espacio, en estos casos, es reducido y los juegos han de adaptarse a él. Por lo general son juegos tranquilos y en los que los niños no se mueven demasiado. Este tipo de juegos tendrás que tenerlos presentes por ejemplo en una tarde lluviosa o de mucho frio, en la que bajar al parque no será una de tus opciones.

Y ¿a qué puedes jugar con tus hijos? Veamos algunos ejemplos…

Juegos manipulativos: son juegos que favorecen el desarrollo de la psicomotricidad fina, la coordinación ojo-mano, la diferenciación básica de formas y colores…  Este tipo de juegos requieren una mínima concentración por parte del niño, así que si tu hijo es una manojo de nervios, como la mayoría, y en función de la edad que tenga, lo más conveniente es que le ayudes, que no le dejes solo. 

Ejemplos de juegos manipulativos: el modelado de plastilina, pintar un dibujo, hacer un puzzle, ensamblar piezas, coser con cordones, clasificar por colores, abrochar y desabrochar botones, atar los cordones de los zapatos, golpear objetos…

Juegos manipulativos

Juegos de imitación: en estos juegos los niños reproducen gestos, sonidos o acciones que han visto anteriormente. Poco a poco van integrando en sus estructuras mentales distintas situaciones de su vida cotidiana.

Ejemplos de juegos de imitación: cuando tu bebé es chiquitín te pones frente a él y dices la palabra “ajo” para que él la repita,  decir hola o adiós con la manita, canciones para imitar con gestos, nombrar y señalar las partes del cuerpo mientras nos miramos en un espejo. También hay juegos de imitación para niños más mayores como por ejemplo “Simón dice”.

Juegos simbólicos: están relacionados con los juegos de imitación ya que el niño juega a “hacer como si”, y para ello ha tenido que vivir previamente la situación que va a representar o a imitar. En este tipo de juegos los niños dan un significado nuevo a los objetos, a las personas y a diferentes situaciones.

  •  A los objetos: transformando, por ejemplo, un palo de escoba en un caballo.
  • A las personas: transformando a una amiguita en su madre o en su hija.
  • A situaciones: llevando a su muñeco al pediatra mientras le explica que no tiene que tener miedo.

Ejemplos de juegos simbólicos: jugar a papás y a mamás con los niños de clase, jugar a profesoras con las muñecas, disfrazarse y fingir ser un superheroe, jugar a comprar y vender como si fuese una tienda…

Los niños tienen mucha imaginación y a veces no les hace falta un juguete como los de la imagen de abajo para montarse su propia película ¿Cuantas veces han preferido la caja en la que venía el juguete antes que el propio juguete? Seguro que alguna vez os ha pasado eso…

Juego simbolico

Juegos de razonamiento lógico: favorecen el conocimiento lógico-matemático. Los niños tienen que relacionar las características de unos objetos con las de otros. Para jugar, al igual que decíamos en los juegos manipulativos, los niños necesitan concentración.

Ejemplos de juegos de razonamiento lógico: el dominó, tanto el clásico de bolitas de toda la vida para los más mayorcitos como el de dibujitos para los más peques, juegos como el conector, en los que establecen relaciones entre los distintos objetos…

Juegos de razonamiento lógico

Juegos de memoria: su propio nombre lo indica… son juegos en los que los niños van a ejercitar su memoria y por lo tanto van a necesitar concentración. Se puede ejercitar la memoria visual, la auditiva, la memoria táctil, la gustativa y la olfativa.

Ejemplos de juegos de memoria:

  • Memoria visual: los juegos de parejas como el Memory, en el que tienes todas las cartas boca abajo y las vas levantando de dos en dos hasta que consigues hacer parejas. Los niños tienen que hacer un gran esfuerzo para recordar en que lugar están las cartas que ya han levantado. También puedes sentarte tranquilamente con tu hijo en el sofá e intentar recordar lo que hicisteis el fin de semana pasado. Comprobarás qué es lo que recuerda y lo que no y tú le estimularas con preguntas para que se esfuerce por recordar.
  • Memoria auditiva: Puedes jugar a emitir sonidos y que tu hijo te diga a que animal pertenecen, puedes vendarle los ojos y hacer ruidos con cosas de casa para el reconozca el objeto, por ejemplo golpear una cucharilla contra un vaso de cristal, o tus nudillos contra la mesa de madera de la cocina. También puedes empezar a cantar una canción para que él te siga. Repítesela varias veces y verás como se la aprende.
  • Memoria táctil: puedes meter objetos en una bolsa y que tu hijo meta la mano y los reconozca por el tacto. Otro juego que ejercita la memoria táctil es la gallinita ciega ya que el niño que hace de gallinita con los ojos vendados tiene que reconocer a través del tacto al niño que ha cogido.
  • Memoria gustativa y memoria olfativa: se desarrolla con juegos en los que el niño trata de identificar y reconocer sabores y olores. Puedes vendar los ojos a tu hijo, preparar trocitos de diferentes frutas y dárselos para que averigüe de qué fruta se trata.

¿Qué son los juegos infantiles de exterior?

Son aquellos que se desarrollan en el patio del colegio, en el parque, en la sala de usos múltiples de un centro cívico… es decir, en espacios amplios en los que los niños pueden correr, saltar, esconderse, perseguirse… a sus anchas.

Este tipo de espacios favorece el desarrollo motor de los niños; los niños tienen la necesidad imperiosa de moverse, no pueden parar. Yo a mis hijos les digo que no saben andar, solo saben correr y saltar y creo que mis vecinos de abajo podrían dar de fe de ello…

Y ¿a qué se puede jugar en el exterior? Veamos algunos ejemplos…

Los peques pueden jugar a polis y a cacos, al escondite, pueden montar en bici, en triciclo, en patines o en monopatín los más mayores.

También pueden subir al tobogán si los llevas al parque, a los columpios, trepar por la red… En espacios exteriores se convierten en futbolistas dando patadas al balón sin parar, pueden saltar a la comba, jugar con arena y agua…

Niños jugando en el parque

Como ves los niños pueden jugar a multitud de cosas a las que no podrían jugar en el salón de su casa. En función de si están con más niños o de si vas sola con tus hijos podréis jugar a unos juegos o a otros.

Yo creo que los niños tienen que moverse y para ello los juegos de exterior son ideales, pero también tienen que tener momentos de calma, de concentración, con lo cual hay que dedicar un poco de tiempo a los juego de interior. Cada tipo de juego tiene su momento.

Sobre María

Me llamo Maria y soy mamá como tú. Me gusta escribir acerca de la maternidad y de lo que necesitan nuestros hijos. Si eres mamá primeriza tendrás muchas dudas, atenta a todos los consejos que quiero compartir contigo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*