Home / La salud / El reflujo gastroesofágico en bebés, o lo que es lo mismo, las famosas bocanadas de leche
reflujo gastroesofágico en bebés, o lo que es lo mismo, las famosas bocanadas de leche

El reflujo gastroesofágico en bebés, o lo que es lo mismo, las famosas bocanadas de leche

Seguro que antes de dar la luz o ya en el hospital, la matrona te ha hablado del reflujo gastroesofágico o de las bocanadas de leche que echará tu bebé después de comer. A ver, no a todos los bebés les pasa, pero si a la mayoría, y no hay que preocuparse.

Pero, ¿qué es exactamente el reflujo gastroesofágico?

Cuando el bebé come, la leche, tanto materna como artificial, llega al estómago a través del esófago. En su parte inferior hay una especie de válvula que se abre para que el alimento pase al estómago y para que no vuelva a subir hacia la boca (digamos que hace de tapón).
Pues bien, cuando esta válvula no funciona correctamente, la comida vuelve a subir a través del esófago hasta llegar a la boca en forma de bocanadas de leche.
Esto suele ocurrir en el caso de los recién nacidos y de los bebes de corta edad y es debido simplemente a la inmadurez de su sistema digestivo.

¿Hasta qué edad son normales las bocanadas de leche?

Las bocanadas de leche pueden comenzar desde que nacen y son normales hasta los seis meses de vida, mas o menos. A esta edad tu bebé no estará todo el día tumbado, comenzará a estar más tiempo en posición vertical (sentado o semisentado). Además a esta edad, ya comen alimentos sólidos como verduras y frutas y esto también les ayuda a que el reflujo gastroesofágico disminuya.

Y mientras ¿Qué hacemos?

Para aliviar este malestar en tu bebé puedes seguir estos consejos básicos:

  • No le des el pecho o el biberón en posición horizontal. Procura que la posición de tu bebé se lo más vertical posible.
  • Cuando termine de comer, no lo muevas demasiado y sostenlo en brazos, en posición vertical de nuevo. Esto, además, facilitará la expulsión de los gases.
  • Es mejor que coma poca cantidad pero muchas veces al día.
  • Otro consejo, aunque este no te serviría para bebes recién nacidos, a no ser que así te lo indique tu pediatra, es hacer más consistente la leche, agregando cereales.

Tu mejor que nadie conoces a tu bebé, tu sabes cuando está bien y cuando está molesto, por eso si notas algo raro lo mejor es llevarlo al pediatra y plantearle todas tus dudas.
Aunque el reflujo gastroesofágico o las bocanadas de leche no son un tema del que debas preocuparte, si ves que tu bebé vomita demasiado, pierde peso, llora mucho después de las tomas… entonces acude al especialista.

Cuando mi hija pequeña tenía dos o tres meses, al “echar la bocanada” hacía charcos!!! De verdad, no exagero, tengo testigos, jajaja. Era un poco raro y claro, se lo comenté al pediatra. Como la niña estaba sana y engordaba con normalidad no le dio importancia y yo me quedé más tranquila. Eso si, cada vez que terminaba de comer tenía que ponérmela en posición vertical, pero no mirando hacia a mi, para que su “pequeña bocanada” cayera al suelo… y luego pasar la fregona. Prefería eso que cogerla en brazos mirando hacia mi, ya que eso significaba ropa a lavar y mamá a duchar. En fin, como yo siempre digo, son etapas y todas pasan…

Sobre María

Me llamo Maria y soy mamá como tú. Me gusta escribir acerca de la maternidad y de lo que necesitan nuestros hijos. Si eres mamá primeriza tendrás muchas dudas, atenta a todos los consejos que quiero compartir contigo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*